BIENESTAR
Tendencia

La terapia que curó a un infectado de covid-19 se investiga en el país

El uso de plasma de personas que han superado el virus es una alternativa promisoria de tratamiento.

Los pacientes con covid-19, enfermedad producida por el coronavirus SARS-CoV-2, pueden ser sintomáticos y presentar un cuadro leve en cerca del 80 por ciento de los casos. El resto sufren una respuesta inflamatoria exagerada a la infección, para la cual no hay tratamiento ni tampoco una vacuna, explica Juan Manuel Anaya, director del Centro de Estudios de Enfermedades Autoinmunes (Crea) de la Universidad del Rosario.

Sin embargo, dice el experto, sobre la base de esta respuesta inmune inflamatoria desproporcionada se han propuesto diferentes modelos de tratamiento para intervenir la enfermedad en diversas etapas. Una de ellas es la que permitió que un hombre en Nueva Delhi se recuperara por completo de la covid-19 después de la aplicación de plasma proveniente de pacientes con la enfermedad, de acuerdo con información recibida de la India.

Este procedimiento, dice Anaya, consiste en la aplicación de plasma (contenido no celular de la sangre) extraído a personas que se han curado (convalecientes) de la enfermedad causada por el nuevo coronavirus o incluso obtenido de algunos que aún tienen la enfermedad latente.

Anaya hace varias semanas dirige un equipo que investiga esta propuesta de tratamiento, que está fundamentada en que los pacientes que se curan de esta enfermedad tienen anticuerpos y otras sustancias de su sistema de defensas que podrían tener efectos antivirales y atenuar la respuesta inflamatoria exagerada y, de paso, disminuir los daños ocasionados en órganos vitales de otros contagiados.

En teoría, “se trata de reforzar las defensas específicas a una persona para enfrentar de manera más efectiva al coronavirus invasor”, agrega Anaya. En tal sentido, este procedimiento es hoy en día evaluado como una alternativa viable para enfrentar la infección.

No es nuevo

De acuerdo con el Crea, este tratamiento con plasma ha sido utilizado con el mismo fin desde la época de la gripa española de 1918, al igual que contra el virus del Ébola y el síndrome respiratorio agudo grave (SARS), producido también por un coronavirus.

En tal sentido, lo reportado por las agencias de noticias, que dieron cuenta de la evolución favorable de un paciente en el hospital Max en Delhi después de aplicar este tratamiento, se convierte en una puerta promisoria en la lucha contra la actual pandemia.

Josep, un paciente recuperado de covid-19, se somete a una extracción de plasma convaleciente que se usará para un estudio que se realiza en Barcelona.

Según se conoció, se trata de un hombre de 49 años diagnosticado con coronavirus el pasado 4 de abril. Él desarrolló neumonía y estando en un ventilador el 8 de abril la familia solicitó que le realizaran un tratamiento con plasma obtenido de un paciente que había superado la enfermedad, tres semanas atrás.

Según un informe del India Today, el paciente recibió “terapia de plasma por motivos compasivos”; sin embargo, fue evolucionando al punto que Sandeep Budhiraja, el director médico del Max Health Care, afirmó que en este caso la terapia funcionó bien, pero aún se requiere más investigación.

Ensayos en Colombia

Con base en estos conocimientos, un grupo interdisciplinario conformado por investigadores de Crea, la Universidad CES de Medellín, el Instituto Distrital de Ciencia, Biotecnología e Innovación en Salud en Bogotá (IDCBIS), la Fundación Universitaria de Ciencias de la Salud (FUCS), y Servicios y Asesorías en Infectología de Bogotá (SAI) iniciaron el proyecto PC-Covid-19, que prueba la aplicación del plasma de pacientes enfermos después de estudios rigurosos a quienes enfrentan la enfermedad en estado grave, pero no en estado crítico. Es decir a aquellos hospitalizados, pero no en cuidados intensivos.

Según Anaya, este proyecto es el primer estudio “aleatorizado y controlado” de su tipo y hace parte de los 33 registrados en Clinical Trials, la plataforma de registro de investigaciones clínicas que cumplen estándares mundiales, además de haber sido registrado en el Invima y recibir financiación independiente por parte de la Universidad del Rosario y las demás entidades participantes.

No sobra decir que esta investigación cuenta con los avales de las secretarías de Salud de Bogotá y Medellín, y pretende ser una política nacional e institucional pública y, por lo tanto, gratuita.

Paciente colombiano en Estados Unidos

Rodrigo Valderrama es colombiano, residente en Washington (Estados Unidos) y hoy se aferra a la vida como paciente de esta terapia experimental con plasma. Su familia cuenta que su contagió con el nuevo coronavirus se produjo en una reunión con amigos en un apartamento, a mediados de marzo.

Rodrigo reside hace varios años en Estados Unidos.

Para el 29 de marzo ya tenía una neumonía, por lo que tuvo que ser intubado de inmediato. Estaba oxigenando por debajo del 70 por ciento, le dio un choque séptico, presentó falla renal y caída en la tensión arterial, según relatan sus seres queridos.

En principio, a Rodrigo lo trataron con hidroxicloroquina y un medicamento experimental para tratar de controlar el sistema inmunológico y sacarlo del shock séptico. Esa medicina evitó que el cuerpo se siguiera atacando, pero no controló la neumonía causada por el virus.

Sus indicadores empeoraron y lo trasladaron al Hospital Inova de Fairfax, Virginia, donde le propusieron a la familia la posibilidad de aplicarle plasma de convaleciente. En ese punto las otras medicinas poco hacían efecto y Rodrigo solo se mantenía vivo por la ayuda de las máquinas.

La familia aceptó y comenzó una campaña por redes sociales para conseguir a un recuperado del virus que tuviera el mismo tipo de sangre. Lo lograron y el 18 de abril se inició el tratamiento. Los exámenes posteriores han mejorado y el pulmón desinflamó un poco. Tras una segunda trasfusión su pronóstico mejoró.

Su familia cuenta que le quitaron el respirador de la garganta, le hicieron una traqueostomía y sus pulmones están mejorando. Salió del coma, sonríe y parpadea.

Fuente: ElTiempo.com

Artículos relacionados

Close